Elevadas probabilidades de protesta por transición presidencial de los EU 

Con la llegada de Joe Biden como presidente, existen elevadas probabilidades de brotes de protestas en varios puntos en el vecino país del norte, señala internacionalista Eduardo Rosales.

Santa Cruz Acatlán, Estado de México.- “Se va Trump pero deja al trumpismo”, dijo el doctor Eduardo Rosales Herrara, catedrático de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, respecto a la transición en la que Joe Biden asumirá como el presidente 46 en la historia de Estados Unidos, situación que acapara la atención y en la que se deben considerar elementos como las crisis económica y sanitaria, el resurgimiento de grupos extremistas, el partido Republicano dividido y elevadas probabilidades de brotes de protestas en varios puntos en el vecino país del norte.

En entrevista, el especialista en temas internacionales fue directo al señalar que “el punto es que se va Trump pero deja al trumpismo que se queda. Es difícil y paradójico en este clima de pobreza, de desempleo por la crisis coyuntural del Covid-19, muchos anglosajones de bajo nivel académico han sufrido los estragos de la crisis del fenómeno de la globalización. Todos ellos inconformes, buscando un culpable en los migrantes, el fuego atizado por el trompismo que se nutre de esta retórica populista”.

Ante la posibilidad que se repitan los desmanes como la toma del capitolio en Washington este miércoles 20 de enero, juzgó como “poco probable el escenario, pero factible. Peligroso, porque 70 millones votaron por él; 50 millones están ciertos que esto fue un fraude electoral, de esos, varios millones estarían dispuestos a seguir a su mesías. Existe un elemento muy riesgoso que no se debe perder de vista: hay más armas que ciudadanos, cientos de millones de armas en manos de ciudadanos estadounidenses. La población está mejor equipada, tiene mayor número de armas que el ejército estadounidense”.

Tipos de crisis

Al analizar la administración de Donald Trump, el doctor Rosales Herrara refirió que podrá recordarse entre las peores en Estados Unidos. Una crisis económica que aumentó el endeudamiento que rebasa los 22 billones de dólares, con un incremento de más de dos billones de dólares.

La pobreza, más de 40 millones de pobres en EE. UU, donde la concentración de la riqueza aumentó y, con ello, los multimillonarios, en contrapartida el incremento del número de pobres. El 1 por ciento detenta casi la mitad de la riqueza estadounidense. El déficit de la balanza comercial y la guerra de aranceles equivalente al billón de dólares anuales.

En política, agregó, el partido republicano cuenta con dos sectores, los conservadores tradicionales y, ahora, los ultraconservadores, que es donde el trompismo ha sentado sus reales, muy radicalizados. Una decena de senadores que siguen a Trump, entre ellos, Ted Cruz. Un proceso electoral cuestionado, con un nuevo presidente que para 50 millones de ciudadanos estadounidense es producto del fraude electoral.

Otro asunto pendiente de Trump mencionado por el catedrático, es el relacionado con la tenencia de armas de particulares, acompañada por una malentendida y ya caduca enmienda dos de la Constitución de Estados Unidos. Además, consideró alarmante el consumo de drogas y opáceos por parte de los estadounidenses. Aumento sustancial del racismo, nacionalismo, supremacismo blanco y posiciones antiinmigrantes, derivados del aumento sustancial de los delitos de odio, así como el resurgimiento de extremismos, por ejemplo, la toma del capitolio en Washington, y los de Georgia y Arkansas.

De la crisis sanitaria, el analista mencionó los 20 millones de contagiados y prácticamente 400 mil muertos por la Covid-19, “la administración del señor Trump ha sido un desastre. Deja un tiradero en Estados Unidos que me parece será difícil de recomponer, por lo menos en el corto plazo. ¡Vaya tarea que tiene el señor Biden para reencauzar los destinos de Estados Unidos en el plano nacional!”, indicó.

En cuanto al resurgimiento de la radicalización de grupos extremistas, dijo que en Estados Unidos hay más de 200 grupos de este tipo: “Three percenters, Guardianes de juramentos; Milicia del pie ligero; Fuerza de defensa civil; los Buffalo Boys, racistas, antinmigrantes, supremacistas, skinhead, neonazis, entre otros.”.

En Estados Unidos, agregó, prevalece un ambiente de polarización, caldo de cultivo propicio para el resurgimiento de ese tipo de grupos, y recordó que al asumir Trump la presidencia hubo protestas, con mayor razón al momento que el considerado mesías abandone el cargo, señaló.

De la militarización, el analista universitario preguntó: “¿cuándo se había visto la toma de los capitolios? miles de miembros de la policía y de la guardia nacional, más de la mitad armados para tratar de contener los posible brotes de violencia que pudieran suceder a la hora que protesten estos grupos. Ambientes propicios para esos brotes de extremismo y la posibilidad que grupos terroristas puedan actuar, sea dentro de Estados Unidos o contra blancos estadounidenses en otras partes del mundo”.

Por todo lo anterior, Rosales Herrara consideró que los ciudadanos en Estados Unidos tienen pocos elementos para incidir en la transición, “la población latina, no sólo la mexicana ha sido víctima de la retórica antimigrate del señor Trump, blanco del accionar de grupos xenófobos. Las autoridades estadounidenses deben cuidar a las minorías, sobre todo la minoría latina y afroamericana”, concluyó el catedrático internacionalista universitario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s