Elaboran estudiantes del Telebachillerato Comunitario #386 de Nicolás Romero platos biodegradables con cáscaras de mango

Nicolás Romero, Méx.- Lograr que las y los jóvenes mexiquenses tengan acceso a la educación media superior es uno de los objetivos a través de los Bachilleratos Comunitarios se acercan programas de estudio a las poblaciones que tienen menos habitantes y no cuentan con algún servicio educativo en este nivel.

Bajo esa premisa, la Secretaría de Educación, que encabeza Gerardo Monroy Serrano, atiende este modelo educativo para la formación académica de los jóvenes mediante los Telebachilleratos Comunitarios, donde los estudiantes reciben formación propedéutica y profesional para el desarrollo de proyectos sustentables que den respuesta a las necesidades de sus comunidades de origen.

Un ejemplo de ello es el Telebachillerato Comunitario #386 de la comunidad de San Francisco Magú, en Nicolás Romero, donde los estudiantes desarrollaron el proyecto ecológico de elaboración de Platos degradables de Bioplástico con cáscaras de mango, el cual se alinea con el objetivo 12 de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

“Nosotros tenemos en Telebachillerato Comunitario la asignatura de Desarrollo Comunitario como tal, y desde hace dos años aproximadamente, junto con el área de Biología y el área de Ética estamos trabajando la parte de la creación de bioplástico.

“Hace dos años se logró trabajar con el bioplástico y a partir de ese momento tomamos como meta implementar ese bioplástico en la elaboración de platos biodegradables”, explicó la docente Carmen Adriana Zamora Tapia.

Por esta razón, los estudiantes del TBC 386 decidieron elaborar platos biodegradables utilizando cáscaras de mango, glicerina natural, especias como clavo y canela; que al mezclarlo forman una pasta consistente, y al momento de su secado, dan como resultado el bioplástico.

Con esa pasta se elaboran platos pasteleros funcionales, biodegradables y económicos, siendo una opción para que se utilicen en la comunidad y al ser desechados tarden poco tiempo en degradarse al entrar en contacto con el aire, la tierra y el agua.

“Nuestro proyecto está basado en cáscaras de mango, nosotros realizamos platos pasteleros biodegradables, la creación de nuestro producto es porque en la comunidad de San Francisco Magú se utilizan grandes cantidades tanto de plástico como de unicel, al igual que en muchos lugares más.

“Estos productos tienen como destino la basura, la cual de forma inmediata pasa a ser un contaminante a nuestro medio ambiente, tardándose varios años en degradarse, nosotros estamos trabajando en el Objetivo número 12 de Desarrollo Sostenible el cual es Producción y Consumo Responsable”, detalló la estudiante Nely Romero Ramírez.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s