Serrano “el puro”, el gran perdedor; Higinio “el triunfador”

A pesar de una inhabilitación que viene de 2015 por allanar listas de candidatos de MORENA, Daniel Serrano Palacios aprovechó y se coló como líder de “Los Puros”, hoy son “puros-perdedores”.

Por: González Calderoni

Valle Cuautitlán-Texcoco, Méx.- “La soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices mortales, que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder”, esta frase se le atribuye a José de San Martín, un militar y político argentino considerado uno de los libertadores de Argentina, Chile y Perú, una de las figuras más trascendentes de la Guerra de Independencia Americana junto a Simón Bolívar.

Después de los resultados que se dieron en las pasadas elecciones del 6 de junio pasado en donde el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) sufrió un gran revés al perder municipios claves, sin duda se debió a la confianza, la soberbia y sobre todo a la división que se dio debido a malas decisiones entre ellas el confiar en Daniel “el puro” Serrano Palacios, a quien le quedó grande el organizar y mover candidatos a su modo, con un total fracaso.

A pesar de una inhabilitación que viene de 2015 por allanar listas de candidatos de MORENA, Serrano Palacios aprovechó y se coló como líder de uno de los grupos internos del partido llamado “Los Puros”, que al saberse que hace tres años no había gallos para postularse colocó a gente, muchas de ellas sin experiencia en candidaturas a presidencias municipales que aprovecharían el efecto López Obrador para llegar al cargo, caso concreto “la pachangas” Gabriela Contreras Villegas.

Así fue que sus “bonos” subieron y con la anuencia de Mario Delgado, se aprovechó y comenzó a hacer campañas en diferentes entidades del Estado de México llevando información sobre la famosa 4T de la mano de sus aliados en los puestos de elección popular, llámese diputados o presidentes municipales.

Sin embargo, como sucede a la gente que no tenía nada y de repente todos los reflectores son a su persona, el poder lo mareó, tanto que se empezó a meter en caminos que no debía y comenzó a cobrar esos favores, creyendo que si no era con él no iba a ver posibilidad de reelección.

Esa soberbia lo hizo confrontarse con grupos duros del Estado de México como el que encabeza el señor de Texcoco, Higinio Martínez Miranda, la lucha por poner y quitar candidatos para estas pasadas elecciones fue dura, los mensajes eran claros o iban unidos o la división traía consecuencias.

“El puro, que de puro no tiene nada”, Serrano Palacios se sintió poderoso tanto que hasta se auto propuso como candidato a la presidencia municipal de Cuautitlán Izcalli creyendo que con su sola presencia y nombre lo lograría.

Ahora el precio lo paga caro y esas divisiones que creó, esas acusaciones de cobrarles los favores a sus candidatos, como esa grabación donde dicen que pedía millones para financiar las campañas y el no negociar, cosa importante en la política dio como resultado; un total fracaso para su persona, sus incondicionales y todos esos “asesores” que vendieron espejitos y no veían la realidad en sus narices.

Daniel Serrano le apostó al supuesto trabajo de luminarias, calles pavimentadas, y despensas regaladas, que se reflejaba en redes sociales por muchos de sus aún presidentes y presidentas municipales allegados a él eran suficiente para amarrar la reelección, que no necesitaban de los medios impresos locales y de hacer una campaña inteligente, su confianza y soberbia no los hicieron ver más allá de lo que sus aduladores les decían.

Hoy ahí están las consecuencias, no se duda que al igual que su líder moral saldrá a decir que se perdió por una supuesta “guerra sucia”, pero la realidad es más dura y fuerte el error lo tuvo el mismo Serrano, ahora sí se cree un buen político demócrata deberá aceptar sus errores y sus derrotas porque no nada más fue Cuautitlán Izcalli lo que perdió y por un buen margen de votos, fue su actuar, su manera de manejarse y sin duda así como el traicionó ideales de MORENA, sin duda la gente que le dio la espalda ahora sabrá que fue buena elección el no seguirlo.

Queda ahí la anécdota y la experiencia para Daniel “el impuro” Serrano Palacios al cual la política le demostró que con soberbia, confianza y divisionismo pocas veces el éxito puede estar de su lado. Ojalá y la coalición del PRI, PAN y PRD, tome este ejemplo para que no caigan en este mismo error.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s