Policías de Tultitlán mal pagados y sin armas son “cómodas presas” del crimen organizado

La muerte de la compañera policía de Coacalco y la de policías de Tultitlán, muestra que el crimen organizado los supera en recursos económicos, humanos, armamento y logística. Denuncian policías de Tultitlán.

Por: González Calderoni

Tultitlán, Méx.- Si el aumento en la inseguridad continúa en comunidades de esta municipalidad, su coletazo golpeará más a las empresas, como a las familias. Esta afirmación es una de las conclusiones del estudio “estimación de costos del delito y la violencia para el sector privado y policíaco en Tultitlán”, apreciaciones que presentaron representantes del sector empresarial tras la muerte de una elemento del cuerpo de policía de Coacalco en la Plaza Jardines de la zona oriente de este municipio.

Fuentes allegadas a la Comisaria de Seguridad Pública de Tultitlán, denunciaron que hay un claro “vacío de mando” al interior de esta dependencia policiaca. Señalaron que además de carecer de un mando que sepa y conozca el funcionamiento de esta dependencia, coloca a los uniformados en una incertidumbre y baja autoestima que se refleja en la inseguridad en calles de este municipio.

Policías municipales, manifestaron a este rotativo que a la llegada de Javier Barrientos Olmos como Técnico Operativo en la Comisaria de Seguridad Pública de Tultitlán, la delincuencia se incrementó, sobre todo por el cambio de mandos y porque Barrientos pide mucho entre, ya en el pasado había sido denunciado por los constantes actos deshonestos y de corrupción a los que sometía a elementos de esta corporación policiaca.

La muerte de la compañera policía de Coacalco, Claudia Ruiz Acosta, es prueba fehaciente de que la delincuencia se dio cuenta de la ausencia de efectivos, sobre todo en esta parte del municipio y esto se debe a los cambios de mandos promovidos por el nuevo T-O, Javier Barrientos Olmos, quien por cierto viene de Morelos, donde es investigado por las autoridades judiciales de este estado mexicano.

Agentes policiacos adscritos a la Comisaria de Tultitlán denunciaron que se han incrementado los robos y asaltos por carecer de armamento adecuado. Considerados los policías de esta localidad como el eslabón más débil en el esquema de seguridad nacional, enfrentan dos problemas en común: los bajos salarios para sus policías.

Ser policía en Tultitlán o municipio aledaños es un riesgo inherente, pertenecer a una corporación municipal acrecienta el peligro no solo por el clima socialmente hostil, sino por las precarias condiciones laborales que los lleva a ser presa fácil del crimen y para colmo mandos policiacos que no conocen ni quien es su vecino.

Desafortunadamente la contratación de elementos confiables no ha sido una de los mejores aciertos de los ayuntamientos. Cualquier persona, con mínimos requisitos, puede ser policía en Tultitlán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s